Ir a la portada de Digital Security

Con el objetivo de minimizar el riesgo de contagio en los edificios, esta herramienta mejora el nivel de protección de sus ocupantes y puede integrarse con las soluciones de seguridad y control de accesos de la instalación.

La solución Siveillance Thermal Shield que acaba de presentar Siemens Smart Infrastructure permite medir, de manera rápida, la temperatura corporal de las personas que van a acceder a un edificio de oficinas o similar, así como visualizar los resultados de las mediciones en los sistemas de videovigilancia y control de accesos de las compañías.

Las cámaras termográficas se utilizan para medir sin contacto la temperatura corporal a una distancia de hasta dos metros, asegurando así la seguridad del personal de vigilancia. En el caso de que la cámara indique que una persona tiene la temperatura alta, se puede tomar una segunda lectura utilizando un termómetro médico para confirmar el resultado.

Esta solución favorece la integración de los sistemas de videovigilancia de terceros con la plataforma de seguridad Siemens Siveillance Video y otros sistemas de la compañía. El uso de esta nueva solución en la entrada de edificios, por ejemplo, de una fábrica, permite a los operarios de seguridad gestionar de manera rápida y fácil los procedimientos rutinarios de control de acceso.

Siveillance Thermal Shield es también es particularmente útil en las plantas de alimentación, donde la pandemia del Covid-19 ha provocado que la producción sea más complicada. Asimismo, esta solución puede utilizarse también en hospitales o pasos fronterizos, entre otros lugares.

Joachim Langenscheid, responsable de soluciones y servicios de Siemens Smart Infrastructure en Europa, asegura que “Siveillance Thermal Shield mejora la seguridad de todos los ocupantes de edificios o instalaciones. También asesoramos a las empresas en sus posibles usos para responder a necesidades específicas y optimizar su seguridad, sistemas y procedimientos, y les apoyamos en su implementación técnica”.

Para garantizar el nivel más elevado de precisión, las cámaras miden la temperatura corporal cerca de los ojos. Si el resultado es positivo, se activa una alarma acústica y otra visual. La temperatura se mide para cada persona de manera individual con el fin de asegurar resultados fiables.

En caso de que una persona muestre una temperatura corporal elevada y se confirme por una segunda lectura obtenida con un termómetro médico, los protocolos pertinentes se activan de manera automática.


Be Sociable, Share!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre , ,
Por • 18 May, 2020
• Sección: A fondo, Control de accesos, Detección, Seguridad urbana, Servicios, Videovigilancia