Ir a la portada de Digital Security

Esta compañía logística italiana en aeropuertos ha adquirido nueve cámaras termográficas para proteger a sus empleados, proveedores y clientes ante contagios por COVID-19.

En 2012, la terminal del Aeropuerto Milán-Malpensa fue certificada como centro competente de manipulación y transporte aéreo y terrestre de mercancías, especialmente de pequeños objetos de valor, como teléfonos móviles, tabletas o prendas y accesorios de primeras marcas de moda.

Referente en Italia en el sector de la carga aérea, Grupo Alha ha visto cómo desde entonces el transporte de pasajeros también ha experimentado un crecimiento exponencial en esta instalación, y que ha sido uno de los motivos para instalar un sistema de videovigilancia, además de responder de forma segura a la situación de emergencia sanitaria.

Sus responsables buscaron una solución que ofreciese la máxima protección y seguridad a sus empleados, proveedores y clientes, que han confiado en la tecnología del fabricante alemán Mobotix, controlando también la entrada a las oficinas y a los almacenes para evitar la propagación del virus.

“Hemos instalado cámaras termográficas de Mobotix en nuestras instalaciones de Malpensa, Roma-Fiumicino, Segrate, Pioltello, Verona y Prato para cubrir las zonas de tránsito estratégicas”, explica Marco Alesi, director de seguridad del grupo Alha.

Gracias este proyecto, Alha ha creado un perímetro de seguridad virtual para salvaguardar los paquetes de posibles robos. Un sistema de alarma por infrarrojos ayuda a proteger la zona y se activa en caso de que un intruso penetre en ella, con imágenes en tiempo real de las cámaras para actuar de inmediato.

Las cámaras de Mobotix están integradas en el sistema de detección de intrusos, que se desactiva mediante los documentos identificativos de seguridad correspondientes, que quedan registrados.

Como subraya Alesi, “ya estábamos encantados con las cámaras de Mobotix que teníamos instaladas antes; una tecnología que es sinónimo de calidad y durabilidad, y además ofrece infinitas posibilidades de desarrollo e integración, lo que supone una gran ventaja que también hemos tenido en cuenta en esta nueva instalación”.

El sistema de registro dispone de una cámara termográfica, que se activa durante el proceso de registro de cada empleado en el área de acceso al almacén y a la oficina. A través de un mensaje de audio, la cámara solicita al empleado que mire a la cámara y que se quite las gafas o cualquier objeto que le cubra la cabeza.

Si la temperatura corporal medida por la cámara no supera los 37,5 °C, se enciende una luz verde intermitente que permite la entrada a la zona de carga. En caso contrario, una luz roja intermitente y la emisión de un mensaje de audio indica al empleado que espere hasta que el personal técnico le tome la temperatura.

Al mismo tiempo, el sistema envía un correo electrónico con la captura de la cámara y la fecha, la información personal guardada y la temperatura detectada. Con el sistema de interfono VoIP, el personal de seguridad de Alha se puede comunicar de inmediato con el empleado al que no se le ha permitido la entrada.

“Las medidas de control refuerzan la seguridad de todos durante esta crisis sanitaria. La posibilidad de contacto inmediato que ofrece el sistema tras una prueba aparentemente positiva evidencia la importancia que damos al bienestar de nuestros trabajadores”, asegura Alesi.


Be Sociable, Share!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre , , ,
Por • 30 Sep, 2020
• Sección: Casos de estudio, Control de accesos, Detección, Servicios, Videovigilancia