Ir a la portada de Digital Security

Este modelo combina el rendimiento de un sensor tradicional de haz punto a punto, con la comodidad de un detector PIR de un solo extremo.

El nuevo detector de infrarrojos PR-30BE de Takex, disponible para su comercialización en los mercados de España y Portugal a través de ProdexTec, dispone de un sensor de haz reflectante de 30 metros con tecnología ToF (Time of Flight), para determinar la distancia de detección con una gran precisión.

Gracias a esta tecnología, el sistema mide tanto el nivel de recepción de luz como el tiempo que tarda en llegar a su destino, lo que se traduce en la neutralización de las falsas alarmas producidas por objetos muy reflectantes.

Al tratarse de una barrera de infrarrojo de un solo extremo, PR-30BE puede utilizarse cuando, por problemas medioambientales o de costes de instalación, no pueden montarse las de haces convencionales (de punto a punto), que requieren energía en ambos extremos.

Su tamaño es similar a las de haz doble, pero con varias características heredadas de las series PB-IN y PXB. Este modelo incluye monitorización ambiental, que optimiza el rendimiento para adaptarse a condiciones variables.

PR-30BE también incluye ajuste del tiempo de respuesta, ajuste horizontal de +/-90 grados y vertical de +/- 5 grados, y un conjunto de reflector recientemente rediseñado para una distancia operativa mínima de sólo 0,5 m.

Calidad y durabilidad en la protección de andamios

Las barreras de infrarrojos Takex resultan idóneas para cualquier empresa que se dedique a la protección de andamios y estructuras tubulares, tal y como los responsables de ProdexTec han mostrado en el mercado, debido a su robustez, su resistencia a la luz, su tecnología y por su durabilidad (más detalles en Digital Security).

En concreto, Takex estima estima la vida útil de sus barreras de infrarrojos de dos y cuatro haces en diez años para el transmisor y en nueve años para el receptor.

Como señalan desde ProdexTec, las barreras de infrarrojos de este fabricante son las más costosas del mercado, pero también son las de mayor calidad y durabilidad, lo que se traduce en una reducción de las falsas alarmas y, lo más importante, en menos asistencias a la instalación, por lo que la inversión inicial se amortiza realmente.

Estos equipos están diseñados para el trabajo industrial y un uso intensivo; para ser manipulados por distintas manos, así como para instalarse una y otra vez en distintos emplazamientos sin que por ello se produzcan falsos contactos o se deteriore el producto. Inmunes a la luz hasta 50.000 lx, la calidad no desciende durante la vida útil del producto.


Be Sociable, Share!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre ,
Por • 4 Sep, 2019
• Sección: A fondo, Detección, Servicios