Ir a la portada de Digital Security

Mobotix medidas ZBE

Alfredo Gutiérrez, regional sales manager para Mobotix Iberia, Italia y Malta explica las posibilidades y ventajas que ofrece la tecnología de seguridad de vídeo en red para que los usuarios alcancen los objetivos de su ZBE.

Según datos publicados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 10% de la población mundial respira aire altamente contaminado, con los riesgos para la salud que esto conlleva.

Tanto es así que la Agencia Europea de Medio Ambiente e Información Ambiental (Aema) cifra en 33.200 las muertes al año que se producen de forma prematura en España por causa de la mala calidad del aire. De ahí que cada vez las administraciones estén tomando más medidas al respecto.

La más reciente en España, la Ley de Cambio Climático y Transición Energética del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco), establece, entre otros, que todos los municipios que superen los 50.000 habitantes deberán elaborar un plan de movilidad urbana sostenible antes de 2023, con el objetivo de introducir medidas de mitigación que reduzcan las emisiones contaminantes derivadas de la circulación rodada. Dentro de ellas se encuentran las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE), el tema que ocupa este artículo.

Las ZBE se pueden resumir como aquellas zonas urbanas donde se aplican restricciones de acceso, circulación y estacionamiento de vehículos conforme a la clasificación de los vehículos por su nivel de emisiones.

A continuación, se enumeran los pasos en términos generales, en base a lo establecido por Miteco, para culminar el procedimiento de implementación para una ZBE:

  • Diagnóstico.
  • Definición de objetivos.
  • Definición y señalización.
  • Restricciones, excepciones e incentivos para motivar los objetivos.
  • Análisis del impacto socio-económico.
  • Mecanismos de control y sanción.
  • Mecanismos de seguimiento de los objetivos, monitorización y mejora continua.
  • Calendario de implementación.
  • Plan de sensibilización, comunicación y participación.

Para los puntos 4, 6 y 7, una solución ideal es aquella que permite la toma automatizada de datos, gracias al reconocimiento de matrículas (ALPR), mediante un sistema de cámaras inteligentes que aporta la visión artificial, así como el análisis y la gestión de los datos recopilados para su posterior valoración y elaboración de estrategias.

El uso de cámaras con capacidad de captación de matrículas, junto con un motor OCR embebido y un software de back office como el de Helix, aseguran una solución completa con una alta fiabilidad. Además, posibilitan la automatización de una serie de tareas que permiten a los usuarios adoptar las medidas necesarias y alcanzar los objetivos de su ZBE de forma más segura, fiable y sencilla.

Esta es una gran ventaja cuando se opta por cámaras inteligentes que, más allá de ofrecer una visualización en tiempo real de lo que está pasando, ofrecen el análisis de datos y, con él, la configuración de eventos, alertas, listas blancas y negras, filtros, horarios, etc.

Es más, una solución de este tipo, es capaz de lograr, independientemente de la complejidad de la escena, el mismo nivel de reconocimiento que hasta ahora casi solo se reconocía en arquitecturas de procesadores de alta gama como, por ejemplo, Intel.

Cámaras inteligentes con tecnología ALPR para ZBEs

Como ejemplo, con este sistema se pueden recibir alertas cuando una matrícula no autorizada ha entrado en una zona restringida o cuando ha excedido el tiempo permitido de circulación o estacionamiento.

Incluso es posible crear una alerta cuando un vehículo va en sentido contrario, o reglas más complejas como que ciertos días y horarios se permita el acceso solo a matrículas pares/impares y, con ello, determinar sanciones a quienes incumplan estas restricciones.

También es posible detectar mercancías peligrosas (ADR), calcular la velocidad media en un tramo determinado con un punto de entrada y otro de salida; o filtrar la limitación al tipo de vehículo: servicios municipales; carga-descarga; residentes, etc; así como medir la ocupación de un parking y tener una lista de los coches aparcados en un momento muy determinado, clasificándolos si fuera necesario por marca, modelo y color.

En conclusión, se puede prácticamente afirmar que las posibilidades son infinitas. Y más aún, cuando permite integraciones con terceros, incluida la DGT. Además, gracias a un panel central se puede ver claramente, mediante gráficos personalizados, el estado de una zona dada en tiempo real.

Y tan importante es poder establecer medidas y aplicarlas de forma fiable, como analizar los datos y el comportamiento para medir el éxito y beneficios de las mismas, porque las ciudades inteligentes o smart cities se gestionan en base a los datos.

Soluciones como ésta ofrecen un amplio abanico de filtros para ordenar y clasificar los datos, tales como variables de tráfico, es decir, en función de la velocidad es posible ver el flujo de vehículos, o la densidad de un tramo o una zona y representarlo todo de forma gráfica.

Finalmente, uno de los aspectos clave que debe contemplar una solución para gestionar las ZBE es la naturaleza de la solución. Lo fundamental es la flexibilidad, en base a que sea versátil, híbrida y descentralizada, ya que la normativa, incluso el contexto social -como ha pasado con la irrupción de la pandemia- va variando.

Por todo ello, lo más rentable y óptimo es invertir en tecnología que se adapte a cualquier escenario y que permita integraciones con terceros para evitar límites o encorsetamientos.

Mobotix Alfredo GutierrezAlfredo Gutiérrez

Regional sales manager para Mobotix Iberia, Italia y Malta

 

 

 

 

Be Sociable, Share!
  • blank
  • blank

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre , , , ,
Por • 26 Sep, 2022
• Sección: A fondo, Alarmas, Control de sistemas, Estudios, Seguridad urbana, Servicios, Tribunas, Videovigilancia