Ir a la portada de Digital Security

Numerosos estadios a nivel mundial confían en la tecnología de videoseguridad de este fabricante alemán. Nicolai Priller, team leader 3D-Engineering de Dallmeier, explica las ventajas técnicas de su patentada tecnología Panomera, un elemento decisivo en la adjudicación de proyectos, así como de su innovador enfoque en la planificación e implementación.

Muchas instalaciones de vídeo hoy en día son proyectos de grandes dimensiones extremadamente complejos. Por ello, fiabilidad y flexibilidad tienen máxima prioridad, especialmente en la fase de planificación.

¿Cómo es posible asegurar que un nuevo sistema de videoseguridad cumpla realmente todas las exigencias del cliente? ¿Qué ocurre si durante la ejecución del proyecto surgen modificaciones inesperadas? ¿Cómo se pueden mantener los gastos de instalación in situ lo más bajos posible?

El experto en videoseguridad Dallmeier, con sede en Ratisbona (Alemania), apuesta en sus soluciones por una sofisticada simulación 3D que no sólo ofrece máxima seguridad de planificación sino que también puede reaccionar rápida y flexiblemente ante cambios.

‘What we plan is what you get’

Un equipo entero de especialistas se encarga en Dallmeier del área de simulación y planificación 3D. El cliente proporciona planos bi o tridimensionales, por ejemplo en formato DWG, de los cuales los ingenieros y técnicos gráficos construyen simulaciones tridimensionales precisas del entorno del cliente.

Si no hay otra solución, bastan incluso fotos e información de Google Maps para crear modelos adecuados para la planificación. Entonces, la solución completa (cámaras, sensores y otros componentes) se simula en el modelo 3D final del entorno del cliente.

Este procedimiento es muy importante, por ejemplo, para detectar las así llamadas ‘sombras’, es decir, áreas que no son captadas por una cámara porque hay objetos interpuestos. Con la simulación 3D del proyecto, el problema puede ser abordado inmediatamente y eliminado, reubicando las cámaras o añadiendo otros componentes. De este modo, el cliente obtiene una planificación exacta de su futuro entorno, en el que se han tenido en cuenta todos los detalles.

250 píxeles por metro como especificación

Antes de terminar el modelo 3D, se organizan talleres junto con el cliente para definir los objetivos de seguridad y elaborar un pliego de especificaciones técnicas y condiciones. Una especificación podría ser que se alcanzara una ‘densidad de píxeles’ mínima -de 250 píxeles por metro (px/m) o superior- en todas las áreas del estadio accesibles para el público.

Este parámetro está regulado en una norma DIN y asegura que la calidad de captación de personas desconocidas es suficiente para identificarlas claramente en caso de una investigación. La garantía de que se obtengan literalmente en el último rincón los 250 px/m requeridos es facilísimo con la simulación 3D: la codificación de colores en la simulación 3D permite decir exactamente dónde se alcanza el valor y dónde sería necesario retocar, reubicando una cámara o sustituyéndola por otro modelo.

La historia con los tejados

El enorme beneficio de este procedimiento para el cliente se demostró, entre otros, en un proyecto con varios grandes estadios. En el transcurso de la ejecución del proyecto se comunicó durante una inspección in situ que se debía construir una cubierta para las tribunas superiores en todos los estadios.

Naturalmente, una modificación tan repentina representa un gran reto para cualquier planificador, ya que requiere amplios cambios en la ubicación de las cámaras, la selección de los modelos de cámara y el concepto global. Y, por supuesto, no hay más tiempo disponible para ello. No obstante, el equipo de planificación de proyecto 3D de Dallmeier fue capaz de planificar e implementar todos los cambios necesarios en menos de dos días.

De la planificación directamente a la obra

Con un sistema desarrollado por la propia Dallmeier es posible seleccionar, en la base de datos de productos enlazada y con unos pocos clics, diferentes modelos de cámara y componer la configuración óptima. Una vez finalizado el entorno completo, el sistema genera una lista exhaustiva de materiales con todos los componentes, que sirve después como base para el pedido.

Un especial valor añadido es la creación automática de las así llamadas ‘CamCards’, documentos de configuración precisos para cada una de las cámaras. Con esta información, el instalador in situ sabe exactamente dónde montar la cámara concreta, a qué altura y en qué ángulo. La gran ventaja está, al margen del inmenso ahorro de tiempo, sobre todo en la seguridad de planificación: se puede predecir con una alta precisión cuánto tiempo y trabajo llevará la instalación de toda la solución, ya que el enfoque minimiza factores imprevisibles.

Sin experimentos: prueba del sistema completo en Ratisbona

Los responsables de tomar decisiones en los departamentos de informática son los que mejor conocen el problema: se implementan sistemas complejos y es entonces cuando empieza el trabajo real de integración, con su plenitud de imponderables.

Es por lo que Dallmeier opta por otro camino con el Factory Acceptance Test(FAT – prueba de aceptación en fábrica): todos los componentes de la solución completa son ensamblados en el Dallmeier FAT-Centre tal cual lo harán en el entorno final, probando su funcionamiento real hasta que todo funcione perfectamente. Opcionalmente, empleados individuales o incluso departamentos enteros del cliente final pueden formarse en Ratisbona con sus futuros sistemas.

Cobertura de grandes áreas: desde el estadio hasta la plaza de la Catedral de Colonia

Otro factor igual de importante para la decisión de muchas operadoras a favor de las soluciones de Dallmeier es su patentada tecnología de cámaras Panomera, disponibles en el mercado desde 2011, que ofrecen hasta ocho sensores por sistema, permitiendo la cobertura de inmensas superficies con una densidad de píxeles exactamente definida, con muchas menos cámaras.

Esto reduce el gasto de gestión mientras se incrementa la comodidad de manejo y, con ello, también la seguridad. Ambas son responsables de una reducción significativa de los costes operativos totales.

Y los sistemas no sólo son aptos para su uso en estadios de fútbol, como lo demuestran los numerosos proyectos de la empresa de Ratisbona por todo el mundo, ya sea en los casinos de Macao, en muchas compañías de logística o en el área de Smart City como, por ejemplo, en la plaza de la Catedral de Colonia, donde un total de ocho sistemas Panomera proporcionan seguridad desde 2016 y representan una solución para la que hubieran sido necesarias más de cien cámaras PTZ convencionales.

Nicolai Priller

Team leader 3D-Engineering en Dallmeier

 

 

 

 


Be Sociable, Share!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre
Por • 19 Ago, 2019
• Sección: Casos de estudio, DESTACADO PRINCIPAL, Seguridad urbana, Tribunas, Videovigilancia