Ir a la portada de Digital Security

El fabricante ha sumado los modelos M15 y S15 a su gama de dispositivos en red con esta tecnología para ofrecer soluciones inteligentes y rentables en instalaciones en los que la temperatura es un factor crítico, entre otras aplicaciones.

La tecnología de radiometría térmica de Mobotix se ha aplicado a los nuevos modelos M15 y S15, especialmente indicadas para procesos industriales, como el sector minero, centrales eléctricas, por ejemplo, donde la temperatura y la supervisión constante de equipos es un factor crítico y en los que estos dispositivos pueden alertar a tiempo para prevenir incidentes con efectos potencialmente catastróficos.

Utilizando ventanas de radiometría térmica, o la imagen completa del sensor térmico de la cámara, es posible definir fácilmente hasta veinte activadores de temperatura para detectar posibles incendios o fuentes de calor peligrosas en una instalación. También permite calibrar los sensores térmicos a fin de evitar la interferencia de factores ambientales, como la reflexión o la temperatura del aire, haciéndolos más precisos que nunca.

El sensor térmico de Mobotix mide rangos de temperatura de -40° a +550°C, con una resolución térmica de ±0,2°C (50 mK). Si la temperatura es inferior o superior a los límites o rangos predefinidos, se activa automáticamente una alarma y se puede obtener una vista en vivo de la zona afectada.

Las imágenes recogidas por el dispositivo pueden visualizarse desde un centro de supervisión de alarmas, a través de un navegador web o mediante la aplicación de Mobotix, dependiendo de cómo se hayan instalado las cámaras. Esto facilita tanto el inicio de una rápida intervención como una supervisión de las instalaciones de manera remota, segura y rentable.

Los sistemas de cámaras térmicas duales de Mobotix incorporan un sensor térmico y un sensor de imagen estándar, lo que permite una superposición térmica sobre las imágenes regulares y contribuye a localizar los puntos calientes durante su visualización y prevenir daños mayores.

Las cámaras M15 y S15 también pueden instalarse en exterior, ya que cuentan con certificación IP66 y han superado pruebas de esfuerzo a temperaturas comprendidas entre -30° y +60°C (-22° y +140°F). Al no equipar piezas móviles (por ejemplo, autoiris), sin calefacción ni refrigeración, estos modelo no requieren prácticamente mantenimiento alguno.

Al igual que otros sistemas desarrollados por Mobotix, la arquitectura descentralizada de estas cámaras implica que las imágenes de alta calidad se procesan y comprimen en el propio dispositivo, de modo que no se requiere un ordenador central y la carga de la red es mínima.


Be Sociable, Share!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre
Por • 10 Ene, 2017
• Sección: A fondo, DESTACADO PRINCIPAL, Videovigilancia