Ir a la portada de Digital Security

Esta solución flexible y modular, capaz de ampliarse según las necesidades de cada cliente, se integra sin problemas con los sistemas de CCTV, control de accesos e intrusión de una instalación.

El nuevo sistema de videoportero de segunda generación a dos hilos de Hikvision se adapta a diversos escenarios de aplicación, tanto en edificios corporativos como residencial, con dispositivos integrados bajo un concepto IoT, y manteniendo la misma base que la gama IP en cuanto a flexibilidad y simplicidad a través de solo dos cables (datos y energía).

Esta solución se compone de una placa de calle, formada por un módulo principal al que se le pueden añadir más según las necesidades del cliente (módulo para visualización de directorios, lector de tarjetas, de teclado, identificador, etc.); una cámara ojo de pez, que ofrece una imagen de alta definición, formato gran angular de 180º y 2 megapíxeles, junto con tecnologías de amplio rango dinámico (WDR) y visión nocturna para garantizar la máxima nitidez incluso en condiciones adversas.

En cuanto a los monitores de interior, ofrecen una imagen nítida y clara del área de la puerta exterior gracias a las imágenes Full HD, con una intuitiva interfaz. El sistema es fácil de instalar, configurar y usar. Además, los usuarios pueden controlar toda la solución en remoto a través de la versátil aplicación Hik-Connect

Este sistema de Hikvision puede integrarse en sus soluciones de seguridad, como con los sistemas de CCTV, de manera que cualquier persona que llega a la puerta, se activan las cámaras vinculadas al sistema para capturar imágenes y vídeos que pueden grabarse por el NVR/DVR del sistema.


Be Sociable, Share!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre
Por • 27 Nov, 2019
• Sección: Control de accesos, Videovigilancia