Ir a la portada de Digital Security

Este sistema de seguridad basado en dispositivos inteligentes recoge en tiempo real datos sobre radiación, nivel de ruido y posición, para transmitirlos al centro de control de la mina y prevenir accidentes y mejorar las condiciones de los trabajadores en este entorno.

La nueva tecnología de seguridad IoT desarrollada por Giesecke & Devrient (G&D) y Robbiot ha sido probada ya en un entorno real en las minas de Massari Mineracao de Sao Paulo (Brasil), donde sus trabajadores bajan ahora a la mina con un dispositivo inteligente que integra una serie de sensores para monitorizar en tiempo real los datos sobre todo lo que ocurre bajo tierra, como niveles de radiación, ruido o la posición exacta del minero.

Toda esta información se trasmite al centro de control de seguridad de la compañía minera de manera segura, con tecnologías de claves y encriptación para evitar su interceptación o robo, a través de redes inalámbricas que funcionan bajo el estándar LoRa, de bajo consumo y largo alcance.

Estas redes pueden conectar sensores de bajo coste y consumo, alimentados por baterías, a más de 16 Km. de distancia, tanto en superficie como en el subsuelo. Por ello son apropiadas para su uso en ambientes hostiles, de difícil acceso o con conectividad limitada, como en el caso de las minas. El proyecto desarrollado en Brasil es el primero en todo el mundo que utiliza elementos de seguridad adicionales a los que incluye el estándar de red LoRa para instalaciones IoT.

Según G&D, el estándar LoRa es, hasta la fecha, una tecnología básica para el despliegue masivo de aplicaciones IoT. El potencial de aplicación en todo tipo de industrias y entornos es muy amplio, hasta el punto de que la mitad de los despliegues de IoT funcionará sobre este estándar de comunicaciones en los próximos años.

En este contexto, G&D aporta las tecnologías de seguridad necesarias para blindar las comunicaciones y la información que se comparte y recogen los sistemas con estas redes. El proyecto para el sector minero es el primero del mundo en el que se usa una capa de seguridad adicional sobre la básica que incluyen las especificaciones del estándar LoRa. La dificultad de este proyecto hace factible su extensión y adopción en otros entornos menos exigentes y su aprovechamiento en otros modelos de negocio y sectores.


Be Sociable, Share!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre , ,
Por • 19 Dic, 2016
• Sección: Casos de estudio, DESTACADO PRINCIPAL, Redes, Servicios