Ir a la portada de Digital Security

Se buscaba una solución discreta, que se fusionará con la decoración del entorno para que los niños no se sintieran observados. Con este objetivo, se han instalado 16 cámaras FE8181 e IB8369 en los 800 metros cuadrados que ocupan la tienda localizada en el centro comercial Antara de Ciudad de México.

Vivotek en Hamleys

Cuando se piensa en la implementación de una solución de videovigilancia, muchas veces se intenta que las cámaras estén visibles para que sirvan de medio disuasorio, pero en otras ocasiones la discreción el aliado que se busca para la implementación en ciertos negocios. Este es el caso de Hamleys, una juguetería con más de 250 años de historia que atiende a un público muy selecto: los niños.

Ubicada en Ciudad de México, en el centro comercial Antara, la empresa buscaba una infraestructura de seguridad que armonizará con el resto de la tienda para no ser invasivo a la perspectiva de estos pequeños compradores. Se trata del establecimiento número 50 del grupo Retail Fashion y es el primero que ha inaugurado en México.

“Significó un reto en todos los sentidos. A nivel de seguridad no debía haber puntos ciegos, pero debían estar localizadas de forma que fueran casi invisibles sin perder sus funcionalidades”, explica Guillermo Martínez, director general de Siide Ingeniería, empresa integradora del proyecto.

Vivotek en Hamleys

La tienda está decorada con nubes en todas las paredes, incluido el techo y el suelo, y la opción fue colocar las cámaras entre estas nubes. Para ello se utilizó el modelo FE8181 de Vivotek, ya que su estética externa permite que se funda con la decoración y se consigue que los pequeños no se sientan observados. En total 16 cámaras cubren la seguridad este establecimiento de 800 metros cuadrados.

“A la hora de hacer la propuesta, realizamos un diseño personalizado con equipos que se adaptaran al entorno. Mientras las cámaras 360 se encuentran ubicadas estratégicamente entre las góndolas de exhibición, la tipo bullet y varifocal IB8369 se ubicó en la caja registradora y otra visualiza en detalle los que ocurre en el punto de venta”, comenta Guillermo Martínez.

De acuerdo al integrador de seguridad, Siide Ingeniería, el proyecto ha proporcionado las demandas del cliente en cuanto a lo que debía ofrecer la solución de videovigilancia: estética, armónica con el resto de la infraestructura arquitectónica y da respuesta al reto de implementar cámaras en condiciones adversas como fue abrir un espacio en un centro comercial ya constituido y pensar en cómo colocarían no sólo las cámaras, sino el resto de la infraestructura, cableado, NVR… todo alejado de la vista del visitante.


Be Sociable, Share!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre
Por • 14 Oct, 2016
• Sección: Casos de estudio, DESTACADO PRINCIPAL, Videovigilancia