Ir a la portada de Digital Security

Los vigilantes de Prosegur podrán utilizar las Google Glass en su trabajo diario gracias a la app que está desarrollando Intelygenz que permite tomar fotografías y vídeos de la localización donde se produzcan las incidencias.

Intelygenz y Prosegur app Google Glass

La compañía de diseño de software a medida especializada en innovación, Intelygenz, ha desarrollado, en colaboración Prosegur, una app para Google Glass pensada para que los vigilantes de la multinacional de seguridad dispongan de la equipación tecnológica necesaria para desarrollar su trabajo de forma más eficiente y productiva.

Esta app, presentada el 26 de marzo en el marco del evento ‘Prosegur, soluciones integrales’, ha sido desarrollada en Java y permite que los vigilantes utilicen las Google Glass en su trabajo diario, pudiendo acceder a información sensible con mayor rapidez y, en consecuencia, reducir los tiempos de intervención ante determinadas situaciones críticas.

Con esta aplicación, los vigilantes podrán tomar fotografías y vídeos del estado en el que se encuentra el lugar al que tengan que acudir para comprobar una incidencia. Con estos elementos como punto fuerte, y complementados con datos como el estado de los accesos a un inmueble o la ubicación del mismo, los vigilantes podrán generar un informe de actuación, minimizando las gestiones administrativas y reduciendo el tiempo empleado en informar de la incidencia.

Capturar datos, generar informes

Esta app les servirá a los vigilantes para captar datos en el inmueble de un cliente tras haberse activado la alarma que protege el acceso al mismo.

Una vez producida la activación, el vigilante podrá acceder a los datos relacionados con la alarma desde la pantalla de Google Glass como su ubicación, el tiempo transcurrido entre su activación y el proceso y envío de la incidencia, el tipo de alarma de que se trata y el lugar específico en el que se ha activado.

Tras estos datos, se mostrará en pantalla un mapa con la posición exacta de la alarma. El mapa está geoposicionado con respecto a los cuatro puntos cardinales, y a medida que el vigilante se desplaza por el edificio y va cambiando su dirección, el mapa va variando su orientación, lo que le facilita la localización de la alarma. Para ello, utiliza el sensor de la brújula integrada en las gafas.

El vigilante puede solicitar desde la app un código para desactivar la alarma, que tendrá ante sus ojos en unos segundos. Una vez hecho esto, con las gafas podrá tomar fotografías o grabar vídeos del estado de determinados elementos, como los cierres del inmueble o el estado de puertas y ventanas, así como solicitar un código para volver a armar la alarma tras efectuar las comprobaciones necesarias.

Los datos recopilados a través de Google Glass se envían a un servidor, que también está desarrollado en Java, y que almacena la información en una base de datos PostgreSQL. A partir de esta información, se genera un informe detallado de la incidencia que reciben tanto el centro de control correspondiente como el cliente.


Be Sociable, Share!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre ,
Por • 28 Mar, 2014
• Sección: Control de accesos, Detección, Intrusión, Seguridad informática