Ir a la portada de Digital Security

Casi 600 ojos tendrá el Metro de Málaga para ver todo lo que ocurra en el interior de los túneles del suburbano. Tantos como cámaras estarán instaladas en todas y cada una de las estaciones subterráneas del ferrocarril urbano y en las 14 unidades de trenes que, una vez culminada en su integridad la infraestructura, recorrerán los casi 14 kilómetros de red de los que estará dotada la capital de la Costa del Sol.

El Metro de Málaga contará con más de 400 cámaras de seguridad instaladas en las estaciones que componen el trazado de las dos líneas del suburbano malagueño, a las que se suman las 12 de las que dispondrán cada unidad de tren: dos en los frontales, cuatro en los laterales y seis en el interior del propio tren, lo que supone la incorporación de un total de 168 cámaras más.

Para conocer la idoneidad técnica de la disposición de las cámaras, se han realizado pruebas de videovigilancia en la estación Puerta Blanca, perteneciente a la línea 2 (Palacio de los Deportes-La Isla) del ferrocarril metropolitano, en coordinación con miembros del Cuerpo Nacional de Policía. Las pruebas han servido, además, para comprobar el funcionamiento del sistema del circuito cerrado de televisión (CCTV), que incluye grabadores, puestos de visualización, cámaras y cableado.

La puesta en práctica de estos ensayos se ha realizado tras incorporar una serie de mejoras observadas como resultado de la reunión técnica mantenida a finales del año pasado entre Metro de Málaga, la Agencia de Obra Pública de la Junta de Andalucía y la Policía Nacional. A través de la realización de estas pruebas la Policía podrá emitir una evaluación sobre el sistema de seguridad que se instalará en el conjunto de estaciones que componen la red del metro, infraestructura que promueve la Consejería de Obras Públicas y Vivienda.

Grabación y visualización

El funcionamiento del sistema distingue entre grabación y visualización, funciones que se realizan de forma independiente y desde puestos diferenciados. Cada una de las estaciones contará con un grabador que almacenará las imágenes durante 30 días, periodo tras el cual serán eliminadas automáticamente, salvo que haya que almacenarlas para que sean utilizadas por la Policía o por requerimiento judicial. Todos los grabadores están conectados entre sí y con el puesto de control central, desde donde se gestionará el servicio de metro en tiempo real. En caso de que fallara el grabador de alguna de las estaciones, las imágenes se transmitirán automáticamente a cualquiera de las estaciones colindantes.

Además, cada estación poseerá un puesto de visualización de imágenes, lo que permitirá que se pueda acceder a ellas tanto en directo como de forma almacenada desde cualquier punto de la red del metro. Por su parte, el puesto de control de Los Asperones contará con una sala de moviola que estará a disposición de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

El sistema elegido para la vigilancia de la seguridad de la infraestructura contará con tres tipos de cámaras con distintas resoluciones: de 2,1 megapixeles para las zonas públicas y para los accesos a las estaciones, de 1,3 para exteriores enfocando a los ascensores y de 0,5 para los espacios de acceso restringido.

Las cámaras son de tecnologías IP y disponen de conexión centralizada al cuarto de comunicaciones con la propia estación. Son cámaras de tipo fijo, capaces de realizar zoom digital sobre la visualización o sobre la imagen grabada. La estación Puerta Blanca dispondrá de un total de 27 cámaras, de las que 18 irán colocadas en las zonas públicas y en los accesos a la estación, seis en los espacios de acceso restringido al público y tres en el interior de los ascensores.

http://www.youtube.com/watch?v=4mApqf8iXjU


Be Sociable, Share!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre
Por • 10 Abr, 2012
• Sección: General