Ir a la portada de Digital Security

Las cinco minicámaras de seguridad que el Ayuntamiento de Madrid quiere probar en el proyecto piloto con policías municipales, del modelo AxonBody de Taser que se sujetan en las hombreras de sus uniformes, han iniciado ya su operativa en operaciones especiales o de mayor riesgo.

Taser AxonBody Policia Municipal MadridLos agentes de la Policía Municipal de Madrid portan ya cinco minicámaras de seguridad en las hombreras de sus uniformes, como parte del proyecto piloto iniciado por el Ayuntamiento de Madrid para probar su efectividad en la labor de este cuerpo local, que durará un año.

Estas minicámaras de prueba y en régimen de alquiler por parte del consistorio madrileño, corresponden al modelo AxonBody de la marca Taser que utilizan otros cuerpos de seguridad, tal y como ocurre con la policía urbana de Londres, donde se están probando unos quinientos dispositivos en una primera fase. De color negro y de una sola pieza, este dispositivo puede portarse en varios lugares del uniforme (camisa, cinturón, etc.) y que en este caso se situará en la hombrera de los agentes madrileños.

Taser AxonBody Policia Municipal MadridEl modelo AxonBody de Taser cuenta con una lente que ofrece un ángulo de visión de 130º y cuenta con 33 horas de autonomía para grabar y transmitir imágenes y sonido de forma ininterrumpida, incluso en condiciones de escasa iluminación.

En el caso de que el policía se olvide de activarla, este dispositivo de seguridad graba de manera automática imágenes y sonidos durante treinta segundos, lo que ofrece una prueba evidente si se produce una agresión.

Taser AxonBody Policia Municipal Madrid

Este dispositivo, que de momento utilizarán cinco agentes en operaciones especiales o de mayor riesgo, incorpora un módulo 3G y tarjeta SD para grabar sonidos e imágenes en este tipo de intervenciones, que se transmiten en tiempo real al centro de control de seguridad. Este material, gráfico y con sonido, servirá de prueba de la actuación policial en caso de que se produzcan agresiones o si se detectan errores durante la operación.

Previamente, el policía local que porte uno de estos dispositivos deberá identificarse en el servidor de seguridad en el que se almacenan las grabaciones y donde quedará registrado para tener un control preciso y exacto de su responsable y localización. Las grabaciones quedarán almacenadas en un servidor de acceso muy restringido y custodiadas durante un periodo de siete días si no son solicitadas por la autoridad judicial o los propios agentes.


Be Sociable, Share!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a nuestro RSS feed y no te perderás nada.

Otros artículos sobre , ,
Por • 16 Jul, 2014
• Sección: Casos de estudio, DESTACADO CASO DE ESTUDIO, Seguridad urbana, Servicios, Videovigilancia